Vinos orgánicos y biológicos: ¿Qué los hace diferentes?

Vinos orgánicos y biológicos: ¿Qué los hace diferentes?

En los últimos tiempos, los vinos ecológicos han ganado protagonismo. Si eres amante del vino y riegas tu pasión por el fruto de la uva con una conciencia medioambiental incipiente, es probable que hayas escuchado términos como vino orgánico y biológico. 

Pero, ¿sabes qué significan realmente estos términos cuando se aplican al mundo del vino? ¿Qué los distingue de otros vinos sostenibles como los naturales o los vinos biodinámicos? Acompáñanos en este recorrido por los viñedos y las bodegas para descubrir las señas de identidad de estas propuestas y cómo contribuyen a la sostenibilidad. 

Vino orgánico ¿qué es?

El vino orgánico se produce siguiendo prácticas agrícolas que respetan el medio ambiente y priorizan la salud del suelo. En pocas palabras, este tipo de vino sostenible proviene de viñedos cultivados sin el uso de químicos sintéticos como pesticidas, herbicidas o fertilizantes. En lugar de depender de productos químicos, los viticultores orgánicos utilizan métodos naturales y sostenibles para proteger sus viñedos y fomentar el crecimiento de las uvas.

Una de las principales diferencias entre los vinos orgánicos y los convencionales radica en el uso de sulfitos. Los vinos orgánicos sin sulfitos son especialmente valorados por aquellos que buscan una opción más natural y saludable. Los sulfitos son conservantes comúnmente utilizados en la industria del vino para prevenir la oxidación y mantener la frescura. Sin embargo, algunos consumidores pueden ser más sensibles a ellos y prefieren evitar su consumo. Estos vinos ecológicos ofrecen una alternativa libre de estos aditivos, lo que los convierte en una opción atractiva para quienes buscan una experiencia de cata más pura.

Además de su beneficio para la salud, los vinos orgánicos y biológicos también tienen un impacto positivo en el medioambiente. Al evitar el uso de productos químicos agresivos, estos viticultores protegen la biodiversidad del suelo y promueven un ecosistema más equilibrado en sus viñedos. Esto no solo beneficia a las uvas y a la sostenibilidad del entorno, sino que también se refleja en la calidad y el sabor del vino final.

Diferencias con otros vinos sostenibles 

Si bien los vinos orgánicos son una excelente opción para aquellos que buscan una alternativa más sostenible, existen otras categorías que también promueven prácticas respetuosas con el medioambiente. El vino natural, por ejemplo, se produce con un enfoque mínimo enológico, utilizando solo levaduras naturales y evitando aditivos y procesos de corrección. Esto le confiere un carácter único y una expresión más pura del terruño.

Los vinos biodinámicos, por su parte, van un paso más allá. Basados en las enseñanzas de Rudolf Steiner, estos vinos siguen un calendario lunar y utilizan preparados biodinámicos para fortalecer la salud del suelo y las plantas. Aunque su enfoque puede parecer esotérico para algunos, los defensores de la biodinámica argumentan que produce vinos más vibrantes y con mayor carácter.

En cualquier caso, la apuesta por los vinos ecológicos, ya sea en forma de propuestas orgánicas, vinos biodinámicos o naturales, es una opción fantástica para quienes valoran la sostenibilidad y la calidad en su copa. Al cultivar las uvas de manera respetuosa con el medio ambiente y evitar el uso de productos químicos sintéticos, estos viticultores están contribuyendo a un futuro más saludable y equilibrado para el planeta y para los amantes del vino.

74 / 100

JOHNNY ZURI

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja una respuesta

Previous Story

CAVA PARXET BRUT: Un Brindis por la Tradición

Latest from VINOS

Cuatro Rayas 1935 2019

Cuatro Rayas 1935 2019 rinde homenaje a la tradición vitivinícola desde 1935. Experimenta un monovarietal de