LA COMIDA CONGELADA SÍ ES DE CALIDAD. Sabemos de la importancia de adquirir productos congelados de calidad, ya que existe una gran diferencia entre productos congelados de alta calidad y de baja calidad. Para buenos productos congelados, los de la empresa Manumar, que es una referencia en la Comunidad Valenciana. Manumar es un importante proveedor de alimentos congelados con más de 30 años de experiencia en la importación, procesamiento, venta y distribución de alimentos congelados Manumar es actualmente una empresa líder en el sector de alimentos congelados en Valencia. Te dejo más información por si necesitas o quieres saber más.

Este tipo de empresas suelen tener una importante inversión en tecnologías avanzadas que ayudan a diferenciarse en la garantía, el mantenimiento y el servicio. Y en la mejora de la calidad de los productos.

Consumir alimentos congelados

Una opción de calidad para toda la familia.

La congelación profunda bloquea el deterioro del producto y la proliferación de bacterias. Permite consumir productos fuera de temporada con todos sus valores nutricionales. Se elabora en el momento de la mayor frescura de los alimentos, asegurando la máxima calidad una vez descongelado y también deshabilitando todos los parásitos presentes en especies marinas que presentan un riesgo para el consumo humano, como el anisakis.

En las tiendas, podemos encontrar casi todas las variedades de pescados y mariscos en diferentes cortes y presentaciones, envasadas, para que el consumidor pueda tomar la cantidad correcta que necesita, pero también verduras limpias y picadas, carne, alimentos precocinados, pasteles y helados e incluso comidas preparadas. Esta última categoría está ganando cada vez más seguidores que la utilizan como una solución rápida para una alimentación saludable en momentos específicos.

LA COMIDA CONGELADA SÍ ES DE CALIDAD

Aumento de ventas

El valor del mercado de alimentos congelados registró un aumento positivo en 2016, ayudado por el aumento del gasto de los hogares y la tendencia ascendente de los precios. El valor total de las ventas en el mercado de congelados superó los 4.600 millones de euros, un 1,9% más que el año anterior. El segmento de pescado representa casi el 60% del mercado, con un valor de € 2.740 millones en 2016 y un aumento del 1,3% con respecto al año anterior.

¿Consideras tu los productos congelados de la misma calidad que los productos frescos?

Muchos productos que se venden en tiendas gourmet no merecen esta definición. Me gustan algunos productos artesanales, especialmente salchichas y quesos. En una sociedad donde el tiempo es lamentablemente escaso, es esencial que las empresas se comprometan a satisfacer las demandas de sus consumidores. Un detalle importante y en el que radica el secreto de la alta calidad precocinada, es utilizar ingredientes naturales que hayan participado como protagonistas en la cocina más tradicional. ¿Por qué no usar aceite de oliva como mantequilla o margarina como grasa?

Resaltemos las fantásticas albóndigas precocinadas, flamenquines de los artesanos, hamburguesas, Sanjacobos … Platos llenos de sabor y nutrientes intensos. El problema con los alimentos precocinados de mala calidad es que generalmente porque se reemplazan los ingredientes óptimos, con más alimentos artificiales, que se utilizan como materias primas, productos baratos e industrializados. Podemos detectarlo fácilmente en su textura “aceitosa” o “pegajosa”.

En los últimos años, el consumo de pescado y mariscos congelados ha aumentado. Sin duda, después de este comportamiento de consumo es como resultado la diferencia de precio con el producto fresco. Pero aparte de las razones económicas, hay otras explicaciones de peso para justificarlo. El pescado congelado se ha presentado como una alternativa igualmente sana y nutritiva, la posibilidad de tener en cualquier época del año casi todas las especies comerciales, regular la propia cantidad de producto que utilizaremos, si están preparados adecuadamente. Es tan rico y sabroso como el pescado fresco. Realmente la existencia de pescados y crustáceos congelados permite mantener la presencia constante en el menú diario de un artículo fundamental de la dieta mediterránea, cuando por la actividad diaria no es posible adquirir productos frescos.

Como regla general, el pescado congelado debe mantenerse en casa a una temperatura inferior a -18ºC y, en estas condiciones, dependiendo del tipo de pescado, nos aguantará más tiempo o menos en condiciones óptimas. Si llevamos a cabo este proceso a temperatura ambiente, se formarán grandes cristales de hielo y la congelación rápida no nos habría servido. Los métodos más rápidos se utilizan para descongelar, que, aunque nos ahorran tiempo, pueden afectar la textura y el sabor del pescado. Algunas personas descongelan en microondas de baja potencia o en baños de agua. En este caso, el pescado congelado se sumerge en agua caliente, bien protegido y envuelto en una película o en un recipiente, para que la comida no entre en contacto directo con el agua. De ser así, la descongelación sería rápida pero desastrosa ya que afectaría negativamente al producto. Y una vez cocinado, sería líquido y muy suave.