Este tinto fino, que se elabora en una pequeña bodega de Fompedraza (Valladolid), en el corazón de la Rivera del Duero y a una altitud de 900 metros, es el reflejo de un territorio con temperaturas extremas, escasas lluvias y muchas horas de insolación, lo que le da un carácter de negro opulento y sabor afrutado.El Celeste Crianza, que envejece 12 meses en botas de roble francés y americano para conseguir notas tostadas, es el primer vino que la familia Torres elaboró fuera de Catalunya y el que marcó la expansión del grupo por España.

Origen: Bodegas Torres celebra el décimo aniversario del tinto Celeste Crianza